Quirofano

quirofano tehuacan

Quirófano:

Es el área blanca totalmente restringida, aislada dentro de las instalaciones de la Clínica, totalmente equipada para Cirugías de Especialidad Oftalmológica exclusivamente, la cual reúne la Normatividad vigente.

 

Habitualmente el paciente no conoce las normas asépticas de quirófano, por lo que se le proporcionara para entrar en el área la indumentaria apropiada y se le explicará su correcta colocación de forma que facilite los cuidados preoperatorios.

 

El gorro debe recoger todo el cabello cubriendo también las orejas. Es necesario evitar la presencia de horquillas, goma o pasador en el pelo que le pueda originar incomodidad durante la cirugía. La bata deberá colocarse abierta hacia delante para que facilite la colocación de los electrodos de monitorización cardíaca. Además, deberá quitarse anillos, pulseras, relojes, pendientes, cadenas o cualquier tipo de aderezo. Para el paciente estos hábitos y estos medios son desconocidos. Personas de edad avanzada o con limitaciones físicas o psíquicas requieren cuidados adicionales, pero todos los pacientes al entrar al área quirúrgica están en estado de estrés y con sensación de indefensión, que requiere nuestra comprensión.

 

Revisamos la indumentaria para entrar en el área quirúrgica, y le ayudaremos a colocarse sobre la camilla. Durante el preoperatorio inmediato podemos tener al paciente discretamente reclinado, con las rodillas ligeramente flexionadas y cubierto con una sabana o manta para preservar su intimidad y evitar la sensación de frío. La posición decúbito supino pone el cuerpo en un estado de rigidez y es poco confortable, especialmente para los pacientes de la tercera edad.

 

 

Desinfección ocular y periocular antes de entrar en el quirófano:

 

Utilizaremos povidona iodada al 5% instilándola en el saco conjuntival para reducir la flora bacteriana conjuntival y la dejaremos actuar por lo menos dos minutos. El uso tópico de povidona iodada en 3.000 casos no fue relacionado con ninguna reacción adversa.

 

Después, le indicamos que cierre los párpados y, mediante una gasa estéril, aplicamos povidona iodada. La desinfección se empieza por las pestañas e iremos ampliando la zona a desinfectar realizando círculos hasta llegar al labio superior, el pabellón auditivo, la sien, la frente y la nariz.

 

No debemos volver hacia atrás, y si tenemos que insistir en alguna zona, cogeremos otra gasa estéril y volveremos a aplicar la povidona iodada de la misma forma. De esta manera, no desplazamos gérmenes de las zonas más externas del campo que estamos desinfectando hacia el ojo. Indicaremos al paciente que permanezca con los ojos cerrados y dejaremos una gasa estéril impregnada con desinfectante sobre las pestañas.

 

El cortar las pestañas antes de la cirugía, está en desuso, ya que se considera que la mayor cantidad de gérmenes se encuentran en la base de las pestañas, y cortándolas sólo se movilizan, no se eliminan. Además es más difícil aislarlas con los campos adhesivos estériles cuando se hallan recortadas.